Dios nos habla de muchas maneras

Eres de los que se quejan?
13 marzo 2011
La Falta de Perdón nos causa mucho daño
20 marzo 2011

Dios nos habla de muchas maneras

Era una mañana que amaneció con una recia lluvia y un fuerte viento.  Al echar un vistazo hacia afuera descubrí una  araña que había tejido su telaraña afuera del marco de la ventana, la observe por un instante, ella parecía indiferente a la tormenta, Parecía quieta mientras se aferraba a su telaraña que oscilaba con el viento.

Se fue la lluvia y el fuerte viento y llego la calma, la araña comenzó a reparar y a agrandar su telaraña; cuando el viento empezó de nuevo, dejó de trabajar y volvió a aferrarse a su telaraña.

Aprendamos, pues, una lección de esta débil criatura.  Nosotros también nos aferramos a la débil telaraña de la vida y a veces nos sentimos acosados por las tempestades, las pruebas y el desaliento. Aveces parece como si la tormenta fuera a destruirnos.

En lugar de permitir que nuestros corazones se llenen de temor y desesperación, pongamos nuestra mirada en nuestro padre celestial y confiemos en él con la confianza de un niño. Confiemos que él en su soberanía sabe lo que más nos conviene a nosotros y esperemos pacientemente a que pase la tormenta. Luego podemos continuar nuestro trabajo tranquilamente, según Dios dirija.

Señor, tú sabes lo que más nos conviene. Enséñanos a aceptar cualquier cosa que tú nos mandes. Ayúdanos a no permitir que las circunstancias nos destruyan, sino más bien ayúdanos a confiar en tu promesa que tú estarás con nosotros hasta el fin.

Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a su propósito. —Romanos 8:28

¡Dios está al mando!

David Keeney, Junto a Aguas de reposo.

Fuente: http://www.renuevodeplenitud.com/


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.