Las empresas no cumplen las normas ambientales que exige la ley

Babilla.jpg
Decomisadas 750 babillas que serían traficadas ilegalmente
15 septiembre, 2015
“hay Una Campaña que está ofreciendo lo que cuesten las otras Campañas para Comprarlas” Rafael Martínez
15 septiembre, 2015

Las empresas no cumplen las normas ambientales que exige la ley

foto_ambiental.jpg

Procesos industriales pueden causar catástrofe ambiental si no  se cumple con los protocolos y normas establecidas en la ley. 

Las empresa se preocupan actualmente en tener un gran  posicionamiento en el mercado dejando en un segundo plano la importancias que tiene  la gestión ambiental( protocolos y normas establecidas en la ley), la cual  se debe vivir al interior y exterior de las organizaciones, ayudando a brindar alternativas continuas que les  permite identificar, evaluar y controlar los riesgos e impactos en el medio ambiente asociados con la ejecución de actividades productivas; estas que determinan los errores o las deficiencias presentes en el proceso industrial o en la gestión que visionan.

Algunos casos que han afrontado crisis ambiental global, como las grandes empresas o industrias;  tal es el caso de las Pymes y Mi pymes, quienes desestiman la autoridad de las corporaciones autónomas, puesto que no han tenido presencia de ellas en el pasado y ahora que existe esta exigencia normativa no se les toma con el cuidado que se debe y esto genera un gran desastre ambiental, el cual su recuperación tardaría muchos años.

Si bien es cierto que las empresas pequeñas y micro no cuentan con las condiciones, será mucho más complicado pretender su incursión en la implementación de medidas definidas hacia una adecuada administración de la gestión ambiental como son la NTC-ISO 14001:2004 y de esta manera se puedan prevenir casos negativos contra la naturaleza.

Colombia cuenta con una legislación ambiental fuerte, pero pocas empresas las conocen y cumplen a cabalidad el contenido de ella, por lo cual el Decreto 1299 de 2008 que reglamenta el artículo octavo de la Ley 1124 de 2007, expone la obligación de cada organización, para que desarrolle su actividad productora en el país, mediante la implementación y respeto por la norma ambiental.  

De esta manera las empresas deben tener un mayor compromiso ambiental, teniendo en cuenta las normas que los regula y al no cumplirlas corren el riesgo de ser  causantes de grandes impactos ambientales. Por ello  cada empresa tiene la obligación de participar activamente en la solución de afectaciones causadas al medio ambiente.

Es posible afirmar que existe un desconocimiento extendido en el sector, referido a los impactos provenientes de su actividad, junto con las falencias en el proceso de cuantificación de la contaminación producida, y el incumplimiento de la normatividad vigente, como por ejemplo la Resolución 1023 de 2010 instrumento creado para obtener información estadística sobre el consumo de materias primas.

La Leysuscita: “Todas las empresas a nivel ambiental deben tener un departamento de gestión ambiental dentro de su organización para velar por el cumplimiento de la normatividad ambiental de la República,” según lo anterior se exige la implementación de un Departamento de Gestión Ambiental en las empresas medianas y grandes, que tengan código CIIU industrial, es decir que su operación económica este reglamentada y estandarizada a nivel internacional, por lo cual se ven obligadas a tener este departamento, “lo importante es que todas las empresas independientemente de su tamaño cumplan con la norma ambiental, es decir, con las leyes, decretos y  resoluciones que tiene que ver con el monitoreo e impacto ambiental que puedan tener”.

La Sentencia486 de la Corte Constitucional del 22 de julio de 2009, excluye a las micros y pequeñas empresas de cumplir esta regla, ya que la implementación de esta norma ambiental requiere de una inversión económica que pone en riesgo su viabilidad y rentabilidad.

En el contexto local, la gestión ambiental tiende a ser percibida como un requisito más que cumplir, que incrementa gastos en la organización y no como un sistema de gestión articulado a la estructura general de la empresa que puede potencializar sus procesos, dándole una ventaja competitiva en un nicho de mercado definido y así prevenir una calamidad ambiental.

Las empresas de Santa Marta la mayoría no conocen, y no  tienen  una política ambiental claramente definida, ni con estructura orgánica, ni el personal para implementarla.

El personal contratado no es capacitado como debe ser  para investigar posibles efectos ambientales del proceso de producción y presentar alternativas de  solución y en este punto es importante que las empresas tomen cartas en el asunto para que más adelante no tengan que lamentarse.

Como ejemplo, uno de los casos más reciente es la empresa Drummond, quien no planeó estrategias para prevenir un desastre como fue el derrame de carbón en el mar de Santa Marta, causando así estragos ambientales. También muchos de sus empleados o colaboradores han reflejado con quejas la no protección adecuada para mantener una mejor salud a la hora de toparse con este producto que se transporta en barcazas. 

 

SANCIÓN POR TRAGEDIA ECOLÓGICA 

drummond_barcaza.jpg

La ministra de Ambiente, Luz Helena Sarmiento y la Directora de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA), Nubia Orozco, anunciaron la sanción con un componente de acción social y una multa por $6.965 millones de pesos a empresas del Grupo Drummond, al hallarlas responsables del desastre ambiental, al derramar carbón de una barcaza al mar Caribe.

La historia de la multa a Drummond comenzó el pasado 13 de enero  2013 cuando se conoció que la empresa había tenido un accidente en alta mar en el cual se había arrojado al mar cerca de 500 toneladas de carbón. Días después el presidente Juan Manuel Santos anunció la suspensión del cargue de carbón de Drummond. Dijo que la medida se tomaba “simple y llanamente para sentar un precedente” y agregó que las empresas extranjeras “son bienvenidos siempre y cuando cumplan con su responsabilidad social y con su responsabilidad ambiental”. 

 

OTRAS INCIDENCIAS CONTAMINANTES 

morro_santa_marta.jpg

Un informe realizado por estudiantes de Biología de la Universidad del Magdalena y el estudio anual de la Red de Vigilancia de la Calidad Ambiental Marina de Colombia (REDCAM) coinciden en que los factores con más incidencia en la contaminación  de la bahía de Santa Marta es producida por el emisario submarino, se le suman otros factores de riesgo como: el carbón que se embarca en la sociedad portuaria, la construcción de la marina internacional, la desembocadura del río Manzanares Así las cosas, el futuro de la bahía es incierto y no muy alentador.

En 2008 el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, mediante resolución número 0922 emitida el 9 de junio del 2008, sancionó a Metro agua, empresa encargada del tratamiento de las aguas residuales y el alcantarillado, por el incumplimiento de su licencia ambiental referida al tratamiento de las aguas del emisario submarino; la Marina Internacional está siendo investigada por el impacto ambiental que ha causado en el lugar donde se construyó y el río Manzanares, está lejos de ser limpiado y canalizado, para bajar sus niveles de contaminación.

“Es falta de voluntad, mientras el Dagma no se ponga serio en los controles y se cree conciencia de lo importante que es tener un ambiente sano, no se hará nada para cambiar la situación”, puntualiza el profesor Alfredo Escobar.

La corte ordenó en su momento, que la Alcaldía Distrital de Santa Marta, en coordinación con el Comité Ambiental Distrital, así como el director de la Corporación Autónoma Regional del Magdalena y las demás autoridades ambientales deberían elaborar y adoptar un Plan de Ordenamiento de los usos del suelo para el Distrito de Santa Marta. De la misma manera, las mencionadas autoridades deberían diseñar los planes requeridos para la adopción de un sistema de pretratamiento de las aguas residuales, con el fin de disminuir la carga contaminante, conforme a lo expuesto. La evidencia muestra que a pesar dealgunas acciones, no se ha dado cumplimiento a lo ordenado. La presencia  de sustancias tóxicas, y de un gran aumento de las bacterias coliformes constituye un peligro cada vez mayor que pesaría mucho sobre la supervivencia de las especies, inicialmente los que se encuentran en el mar y posteriormente extendida a todos, incluyendo a los humanos.

Durante ocho años, Colombia cayó del puesto 9 al 85 en el Índice de Desempeño Ambiental (EPI), que presentan cada dos años las universidades de Yale y Columbia y que se ha convertido en punto de referencia del trabajo que cada nación hace con sus recursos naturales. Esto ha sido por la falta de conciencia ambiental, por la gran falencia no solo de las empresas sino de la sociedad en general; el problema en las organizaciones trasciende debido al miedo a un cambio, al desconocimiento de la norma y a inversiones que puedan llevarlos a la banca rota según ellos.

De esta manera hay que tener mayor concientización para preservar la naturaleza, ya que ella provee muchos beneficios y logra abastecer de las necesidades que a diario el ser humano utiliza para subsistir. De los contrario  esta situación contribuye desafortunadamente a que la población no tome conciencia real de la situación que está viviendo el departamento con el tema ambiental y a continúe al igua que las empresas dañando nuestro medio ambiente, todos debemos aportar nuestro grano de arena para cuidar nuestro medio ambiente y los recursos naturales.

 

Por:

Ambrosio Posada Rocha

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *